Deseas incluirte en este sitio envia a: webmaster@angelromero.es

Usted está aquí: Inicio > V Bienal > SHELBYLEEADAMS

SHELBYLEEADAMS
Appalachian Portraits
Desde 1974, y casi ininterrumpidamente, Shelby Lee Adams fotografía una comunidad de leñadores y cazadores en una de las regiones más atrasadas de Estados Unidos, en los confines de Kentucky, Tennessee y Virginia. Ahora es conocido allí como picture man (el hombre de las fotos), pero para llegar a ser aceptado ha debido salvar barreras sociales muy difíciles de franquear.
En Estados Unidos, a partir del crack de 1929, son muchos los que se vieron influidos profundamente por las zonas interiores poco desarrolladas: no sólo fotógrafos, sino también novelistas, pintores, cineastas y músicos encontraron en dichas zonas la materia de una reflexión original. Así, en el marco del programa gubernamental de la Farm Security Administraron (FSA), destinado sensibilizar a los ciudadanos del drama de las zonas rurales arruinadas por la crisis, fotógrafos como Walker Evans o Dorothea Lange universalizaron la figura del granjero del Medio Oeste. Por otra parte, un pintor como Grant Wood se alegraba en 1935 de que Estados Unidos se mostrara más activo en la búsqueda de sus orígenes, y añadía: «Al fin y al cabo, sólo pretendo que el artista aborde de la manera más sincera posible los temas para cuyo tratamiento es él el más adecuado: las escenas inspiradas por la tierra natal».
Para comprender el punto de vista de Shelby Lee Adams hay que remontarse a las fuentes. A pesar de que el fotógrafo se sintió atraído por unas zonas atrasadas del interior distintas a las de las familias de campesinos pobres, Walker Evans o Dorothea Lange siguen siendo sus principales referencias. A pesar de que no hace ninguna alusión a Grant Wood, es evidente que su trayectoria se inscribe en la continuación de la tradición regionalista estadounidense y recobra las vías de inspiración preconizadas por el pintor, como muestra su interés por su Kentucky natal. Las enseñanzas de maestros más recientes, en particular Diane Arbus, le han ayudado a elaborar una fotografía sensible al particularismo y alejada de la de sus ilustres predecesores de la FSA, que defendían la desaparición de las barreras existentes entre los grupos humanos. La sociedad que describe es un mundo aparte, fuera de la norma, una lejana comunidad de los Apalaches a la que sus convicciones religiosas -pentecostalistas- aisla de las influencias exteriores. No obstante, Shelby Lee Adams se diferencia de Diane Arbus en que su visión va más allá de lo diferente, y algunas veces raya en lo insólito, en lo inquietante.
Detrás de la imagen expresiva que trata de ofrecer de las gentes de su entorno, por las que da claras muestras de afecto, se puede adivinar la existencia de realidades mucho más sombrías. En su época, Grant Wood propuso, en un cuadro que se ha hecho célebre, una versión del «gótico estadounidense». Aunque «gótico» es quizás la expresión que mejor denota el espíritu de las fotografías de Shelby Lee Adams, su interpretación de lo gótico, a la vez no explícita y más radical, explora una vía distinta a la seguida por el pintor. A pesar de la ironía de la que da prueba el autor, el Joven Drácula con abuela ¡lustra perfectamente esta orientación. Las serpientes con las cuales sus modelos practican un peligroso rito, en nombre de la religión, pueden pasar muy bien por dragones (en este caso, el permanecer insensible a sus mordeduras demuestra la ignorancia del Mal). Las manifestaciones más negras de este culto, las supersticiones, son también un rasgo «gótico», al igual que la morbosidad que sugieren las deformidades: al fin y al cabo, ¿la literatura «gótica» no se basa principalmente en los monstruos (tales como Frankenstein)?
Sería erróneo considerar que Shelby Lee Adams, con la acumulación de estos detalles, intenta expresar una concepción pesimista; al contrario, trata de recuperar el camino de un humanismo practicado por muchos fotógrafos en el pasado, proponiendo una visión más amplia, más inclusiva de la humanidad.
Una exposición itinerante del "Musée de TElysée", Lausana, Suiza