Deseas incluirte en este sitio envia a: webmaster@angelromero.es

Usted está aquí: Inicio > V Bienal > MAINSTREAM

MARGINSTO MAINSTREAM Lost South African Photographers
Ernest Colé, Bob Gosani, León Levson,Willie de Klerk, Ranjith Kally, Eli Weinberg.
Sudáfrica tiene una larga tradición de fotografía documental y social que se remonta a la década de 1940. Sin embargo, muchos exponentes notables de esta tradición no han tenido su justo reconocimiento. Esta exposición rinde homenaje a algunos de ellos. De los seis fotógrafos de la muestra, sólo León Levson y Eli Weinberg expusieron su obra apropiadamente en Sudáfrica, pero de esto hace ya más de treinta años; Ranjith Kally y Willie de Klerk han presentado obras en exposiciones colectivas y en certámenes; Bob Gosani ha expuesto, pero sólo en el contexto de la revista Drum; la obra de Ernest Colé no se ha expuesto anteriormente en Sudáfrica.
Una de las razones de la escasa divulgación de la obra de estos fotógrafos es el hecho de que históricamente la fotografía no se ha valorado como medio serio de expresión creativa. No obstante, el factor principal ha sido el sistema de apartheid, que restringía la difusión de imágenes que mostraran la vida y la lucha de los negros sudafricanos. Hasta la década de 1950 no se había oído hablar de fotógrafos negros profesionales en Sudáfrica. Las oportunidades de formación eran nulas, el equipo y el material eran prohibitivos, y no había lugar para fotógrafos negros en un medio dominado por blancos. La aparición de la publicación mensual ilustrada Drum y del semanario Golden City Post facilitó el surgimiento de fotógrafos negros y creó demanda para sus trabajos. Al ser publicaciones populares dirigidas a lectores poco alfabetizados, ofrecían encargos regulares a fotógrafos negros. El fotógrafo y responsable de ilustraciones de Drum, Jürgen Schadeberg, una leyenda contemporánea, formó y apoyó, entre otros, a Colé y a Gosani. Kally y de Klerk también estuvieron relacionados con Drum, aunque no fueron formados por Schadeberg. Estos dos fotógrafos fueron personas decididas y de fuerte personalidad que tuvieron que superar muchos obstáculos antes de convertirse en fotógrafos. Como Colé y Gosani, ayudaron a articular la crónica de la vida comunitaria bajo el régimen del apartheid y se convirtieron en figuras centrales de la primera generación de fotógrafos sin derecho al voto. León Levson y Eli Weinberg también fueron pioneros, pero en un sentido diferente. Levson fue posiblemente el primer fotógrafo documental social sudafricano de renombre. Aunque era un profesional bien establecido, con clientela entre las élites política, social y cultural, se impuso la tarea de documentar e interpretar la creciente urbanización de los africanos en las décadas de 1940 y 1950. Visitó los campos, los distritos segregados y los barracones mineros de los squat-ters, de reciente creación en aquella época, y fotografió al pueblo llano y la vida cotidiana con la misma atención al detalle que empleaba cuando trabajaba para los pudientes. Levson, aunque privilegiado, no era un etnógrafo: sus modelos nunca son tratados como «especímenes» pasivos o exóticos, siempre son individuos con personalidad que configuran un medio social y cultural.
Si Levson fue el observador ajeno, Weinberg fue un activista que participó en los acontecimientos históricos que documentó, y reflejó conscientemente en sus fotografías «tanto el carácter de la lucha contra el apartheid como a las personas participantes en el movimiento de liberación».
A pesar de la intensa atención que ha suscitado Sudáfrica últimamente, los medios de comunicación internacionales se han ocupado de ella de una manera caprichosa e intermitente, y lo han hecho coincidiendo con brotes «sensacionales» de resistencia y represión. Los fotógrafos como Levson, Weinberg, Colé, Gosani, Kally y de Klerk nos muestran la vida cotidiana y la lucha del pueblo sometido a las atrocidades del apartheid. Algunos pagaron un precio muy caro por ello: Colé, antes Koie, cambió su nombre e identidad para adquirir la condición «de color» y poder trabajar con menos obstáculos sin necesidad de pase; Gosani, una desafortunada víctima de la filosofía del «vive rápido, muere joven y procura que tu cadáver tenga buen aspecto», ahogó sus penas en alcohol.
Esta exposición es la historia de estos fotógrafos. También es una celebración de su obra, pionera y ahora parte esencial de la historia y la cultura sudafricanas.
Cordón Metz.
Conservador
Centro Mayibuye
Con la colaboración del Mayibuye Centre, Universidad de Western Cape, y The South African National Gallery

 

ERNEST COLÉ

ERNEST COLÉ
Descrito como «el gran cometa del periodismo gráfico negro», Ernest Colé nació el 21 de marzo de 1940 en Eersterust, cerca de Pretoria. Su madre era lavandera y su padre trabajaba de sastre en su casa. Debido a la pobreza en la que vivía su familia, Colé estuvo a punto de morir de desnutrición cuando tenía tres meses de edad; por ello, de adulto sólo medía 1,62 m y pesaba poco más de 45 kg.
En 1957, cuando se introdujo la Educación Bantú en su curso, Colé, que entonces tenía dieciséis años, dejó la escuela en un acto de rebeldía. En su primer año fuera de la escuela, trabajó como dependiente, mensajero y ayudante de un fotógrafo chino, que le dio su primera cámara: una Yashica C con accesorio de flash. También trabajó para la revista Zonk, pero no como fotógrafo, sino haciendo té, barriendo la oficina, cobrando facturas y vendiendo suscripciones.
La gran oportunidad de Colé le llegó en 1958, cuando Jürgen Schadeberg, responsable de ilustraciones de Drum, lo empleó como ayudante en el cuarto oscuro. Al mismo tiempo, hizo un cursillo por correspondencia del Instituto de Fotografía de Nueva York. Por el año 1960, cuando comenzó a considerar la idea de reunir su obra en forma de libro, ya se había convertido en un fotógrafo maduro y con talento que gozaba de gran reputación. Tras ser hostigado e interrogado por la policía mientras se encontraba fotografiando arrestos, se exilió en 1966, consciente de que era la única manera de publicar su libro House of Bondage (La casa de la esclavitud). Esta obra, una severa acusación biográfica del régimen sudafricano durante las décadas de 1950 y 1960, ha sido considerada por Creative Camera «uno de los más importantes libros de fotografías de todos los tiempos».
Tras publicar su libro, Colé desapareció del mundo de la fotografía. Aparentemente sin propósito creativo, durante su exilio sufrió una grave marginación. Se dice que acabó viviendo en las calles de Nueva York, adicto a las drogas y el alcohol. Murió en la indigencia en febrero de 1990. Según parece, había abandonado la fotografía tras dejar Sudáfrica.
Colé murió sin haber revelado nunca el paradero de sus negativos; sólo insinuó a un amigo que los había depositado en un banco no identificado en Suecia. Su madre, Martha, ha permitido amablemente al Centro Mayibuye volver a fotografiar las fotografías de House of Bondage que se muestran en esta exposición.

BOB GOSANI

Nacido en 1936, Bob Gosani fue, quizás, la primera persona negra de Sudáfrica que se empleó como periodista gráfico. Sobrino de Henry «Mr. Drum» Nxumalo, según Jürgen Schadeberg era desgarbado, extremadamente torpe y hablaba la jerga de los gángsters de las películas estadounidenses, que entonces estaba de moda.
En 1952, Gosani fue contratado por la publicación Drum como operador telefónico, pero su forma de hablar se consideró ina-propiada para dicho trabajo. Entonces pasó a ser aprendiz de Schadeberg, que le enseñó a trabajar en el cuarto oscuro. En unos meses adquirió los conocimientos necesarios para revelar los negativos de Schadeberg e imprimir sus fotografías. Su primera cámara, una Yashica, se la compró Schadeberg; unos meses más tarde comenzó a trabajar regularmente para Drum.
Gosani tomó muchas fotografías memorables para la revista, entre las que quizás las más famosas son las que muestran las brutalidades e injusticias de la Prisión Central de Johannesburgo, las fotografías de Tausa. Tomadas en 1954, en ellas se pueden ver prisioneros negros desnudos realizando una «danza» obligatoria pensada para descubrir artículos tales como marihuana o tabaco que pudieran tener escondidos en el recto o en alguna otra parte del cuerpo.
La historia de estas fotografías es interesante, pues ofrece un testimonio del carácter de Gosani, de su dedicación, astucia y compromiso con su profesión frente a los prejuicios raciales. Junto con el entonces editor de Drum, Anthony Sampson, Gosani fotografió muchas de las prisiones del Reef, para lo que buscaba «agujeros ocultos, escondites o edificios que dominaran el sitio de interés» desde los que tomar las fotografías. Finalmente, encontraron una clínica desde la que se dominaba la Prisión Central de Johannesburgo, también denominada «el Fuerte». Sampson obtuvo permiso del comisario de policía para fotografías «vistas de Johannesburgo» desde el tejado, pero, según Sampson, Gosani no podía ir solo ya que «en aquella época no se había oído hablar de fotógrafos africanos» . Deborah Duncan, de raza blanca, hizo de fotógrafa oficial, mientras Gosani y el periodista Arthur Maimane hacían de boys. Mientras Duncan hablaba con el director en un lado del tejado al tiempo que tomaba fotografías del entramado de calles de Johannesburgo con su pequeña cámara, Gosani y Maimane montaban el teleobjetivo en el otro lado. Gosani tomó fotografías hasta que fue detectado por los guardianes que había abajo.
Aunque Gosani fue considerado como un fotógrafo dedicado y notable, también estaba inmerso en la cultura de los shebeen de Sophiatown, que incluía «la filosofía de la bebida» del personal de Drum, como ha dicho Schadeberg . Para empeorar las cosas, en 1956 fue gravemente herido en un accidente de tráfico en el que resultó muerto un prometedor escritor de Drum. Como consecuencia del grave accidente, no sólo perdió un pulmón, sino que quedó traumatizado por el hecho de que él era el conductor del coche, de lo que nunca se recuperó.
Gosani comenzó a ser cada vez más informal, por lo que fue despedido en 1958 por el entonces editor de Drum, Anthony Hopkinson. Posteriormente trabajó para el Golden City Post, pero su salud siguió deteriorándose. Fumador empedernido a pesar de tener un solo pulmón, murió de neumonía a mediados de la década de 1970.

WILLIE DE KLERK

Willie de Klerk nació en Southend, el distrito segregado negro de Puerto Isabel, en 1938. Debido a que la prensa no estaba haciéndose eco del desplazamiento forzado de los residentes de Southend en virtud de la Group Áreas Act (Ley de áreas de grupos), «decidió convertirse en fotógrafo para poder documentar y exponer aquellas injusticias» .
Las incursiones de de Klerk en el mundo de la fotografía comenzaron cuando se compró una cámara Kodak barata y empleaba el ropero de su abuela como cuarto oscuro. Sus primeras fotografías fueron de acontecimientos deportivos y sociales de la comunidad, y las vendía a las personas implicadas, así como a la página de sociedad del periódico local. Para mejorar su técnica, trabajó sin salario para Abraham van Wyk, un fotógrafo de estudio profesional, antes de que lo empleara el Evening Post. Durante este período fundó su propio estudio, el primero en el distrito segregado negro de Schauderville; hacía fotografías de bodas y retratos. A finales de la década de 1960 tuvo que cerrar su estudio cuando sus clientes fueron trasladados de Schauderville. Entonces se unió al Golden City Post y a Drum.
De Klerk recuerda su experiencia en Drum con una mezcla de afecto 7 amargura: «Era muy interesante trabajar para la revista. Drum tenía agallas para imprimir y publicar. Atacaba cualquier cosa que atacara al pueblo. Pero nos vimos frustrados por muchas cosas a las que tuvimos que enfrentarnos: la escasa paga, el gobierno que no quería escuchar, el mundo exterior que no quería darse por enterado. Finalmente, esto afectó a muchos de aquellos periodistas, algunos de los cuales se dieron a la bebida. Veías que aunque tenían las historias y las fotografías, no eran aceptados. Pero si se trataba de un fotógrafo blanco, todo el mundo sabría de él. Aquellos tipos tenían talento, pero ese talento no era aceptado. Eran tipos normales, algunos de los cuales venían de fábricas de zapatos para convertirse en periodistas. En aquellos días, si un negro hubiera dicho que era periodista, se hubieran reído de él.»
En 1971, la empresa Argus Company compró el Golden City Post y echó a de Klerk de su puesto. Tras trasladarse a Ciudad del Cabo, trabajó para el Cape Herald y el Sunday Times. Entonces fue contratado permanentemente por el Cape Argus, donde fue el primer fotógrafo jefe negro del periódico. Se retiró en 1994 debido a problemas de salud, pero sigue tomando fotografías en su tiempo libre.
Las fotografías de esta exposición son de la colección personal de de Klerk y de los archivos de Argus. Su obra no fue mostrada hasta 1994

LEÓN LEVSON

León Levson nació en 1883 en Rogovo, Lituania, en el seno de una familia pobre. Después de recibir una educación básica, se colocó como aprendiz de fotógrafo a la edad de trece años. Para pagarse las clases nocturnas de arte, vendía diseños para bordados.
Cuando su padre enfermó, Levson, de diecinueve años de edad, abandonó su plan de estudiar arte en París y se fue a Sudáfrica con sus padres, con los que llegó a Ciudad del Cabo en 1902. Durante algún tiempo, Levson trabajó para los hermanos Duffus, que entonces eran los fotógrafos más importantes de Sudáfrica. Alrededor de 1908 entró en el estudio que los Duffus tenían en Johannesburgo, y algunos años más tarde se hizo cargo de la clientela. Pronto empezó a ser conocido como retratista que fotografiaba «a los famosos, a los notables y a los oscuros... con la misma atención» .
Para mantenerse al día de los avances de la fotografía y el arte, Levson viajaba al extranjero regularmente. Después de la Primera Guerra Mundial, visitó América, donde conoció a destacados fotógrafos, como Alfred Steiglits. Viajó frecuentemente a Europa y obtuvo los conocimientos necesarios para introducir en Johannesburgo «casi todos los procesos fotográficos que se han empleado desde la aparición de la fotografía» .
Durante la década de 1920, Levson, que también era pintor, organizó exposiciones en su estudio; una de ellas fue la primera exposición de arte moderno europeo celebrada en Johannesburgo, e incluyó obras de Matisse, Picasso y Braque. Posteriormente celebró una exposición de pintores ingleses contemporáneos y varias muestras individuales de artistas locales, entre los que hay que destacar a Irma Stern, J.H. Pierneef, Hugo Naudé, Dorothy Kay y Gregoire Boonzaier.
Los conocimientos de pintura de Levson y su pasión por este arte tuvieron una enorme influencia en su fotografía. En su primera exposición individual, celebrada en 1945, mostró fotografías que destacaban «el impacto visual y la complejidad de los patrones en la producción industrial moderna» , así como obra pictórica. Durante las dos décadas siguientes, celebró varias exhibiciones importantes, todas ellas notables por aportar nuevas visiones de los temas elegidos. Entre éstas se pueden citar: Meet the Bantu: A Story in Changing Cultures (Les presentamos a los bantúes: una historia sobre culturas cambiantes), Londres, Estados Unidos y varios lugares de Sudáfrica, 1947; Where are we going? (¿A dónde vamos?), Johannesburgo, 1948; Hands at work: an Exhibition of British Industrial Photographs (Manos trabajando: exposición de fotógrafos industriales británicos), Johannesburgo, 1948; The Orange Free State Goldfields (Los yacimientos de oro del Estado Libre de Orange), Johannesburgo, 1950, y Londres, 1951; Men and their Interests (Los hombres y sus intereses, retrospectiva), Johannesburgo, 1957.
Aunque Levson fotografió una amplia variedad de temas, se impuso la tarea concreta de documentar e interpretar la vida africana; esta exposición se centra en este aspecto de su obra. Por esta razón, se puede decir que fue el primer fotógrafo documental social de Sudáfrica de renombre. Levson abandonó Sudáfrica a mediados de la década de 1960 y murió en 1968.
Las fotografías de esta exposición se seleccionaron e imprimieron a partir de los aproximadamente dos mil negativos donados por su mujer que ahora se encuentran en el Centro Mayibuye, UWC.

RANJITH KALLY

Ranjith Kally, hijo de una familia de trabajadores, nació en noviembre de 1925 en Isipingo, en la provincia sudafricana de Natal. Tras abandonar la escuela en sexto grado, comenzó a trabajar en una fábrica de zapatos para ayudar a su familia. Dejó la fábrica después de quince años, decidido a no pasar el resto de su vida pegando suelas de zapatos.
En 1956, cuando aún estaba trabajando en la fábrica de zapatos, compró su primera cámara, una Kodak barata, en un mercadillo de beneficencia y aprendió a trabajar en el cuarto oscuro en el Durban International Club, al que se unió en 1946. Su carrera como fotógrafo comercial había comenzado: cobraba cinco chelines por fotografiar una boda, pero ofrecía a The Leader, un periódico local, fotografías gratuitas para que su nombre saliera impreso.
Al abandonar su trabajo en la fábrica de zapatos en 1956, cubrió el área de Durban para Drum y para el tabloide Golden City Post. Cuando Drum fue prohibida temporalmente entre 1965 y 1968, reapareció como suplemento quincenal del tabloide, al que se le cambió el nombre a Post. Trabajando con el Post, fue mantenido en su puesto cuando Jim Bailey vendió el periódico a la empresa Argus Company en 1971. En 1980, dejó la Argus Company y regresó a Drum. Su asociación con Drum finalizó en 1985, cuando los nuevos propietarios de la revista, Nasionale Pers, clausuraron sus oficinas de Durban.
Kally, que aún vive en Durban, es miembro de la Royal Photographic Society desde 1967.

ELI WEINBERG

Eli Weinberg nació en 1908 en el puerto de Libau, Letonia. Socialista comprometido, fue encarcelado en 1928 durante una huelga general en protesta por la legislación contraria a los sindicatos. Abandonó Letonia y se trasladó a Ciudad del Cabo en 1929. En 1932 se unió al Partido Comunista de Sudáfrica, entonces legal, y se convirtió en una figura activa del movimiento sindical.
Aunque se le negó repetidamente la ciudadanía sudafricana debido a su militancia política y sindical, nunca se consideró sudafricano. Tras habérsele prohibido cualquier actividad sindicaí en 1948, fue detenido durante el Estado de Emergencia de 1960 y arrestado junto a Bram Fischer en septiembre de 1964. Acusado y condenado por ser miembro del Comité Central del clandestino Partido Comunista, estuvo encarcelado durante cinco años. Tras su liberación en 1970, fue puesto bajo arresto domiciliario. Dejó Sudáfrica ilegalmente en 1976 y continuó trabajando en Tanzania, donde también impartió clases en el Solomon Mahlangu Freedom College. Murió en 1981 en Dar as Salam.
El interés de Weinberg por la fotografía se remonta a aproximadamente el año 1926, cuando trabajó a tiempo parcial en un estudio fotográfico propiedad de un amigo. Al llegar a Sudáfrica, trabajó como fotógrafo profesional. A pesar de su compromiso con la actividad sindical, expuso y publicó sus fotografías durante los veinte años siguientes. Tras habérsele prohibido la participación en el movimiento sindical, a pesar de las restricciones, la cárcel y el arresto domiciliario, desarrolló con éxito una intensa carrera como fotógrafo, y trabajó a menudo para New Age, un semanario progresista prohibido en 1962.
Al huir de Sudáfrica, Weinberg no pudo llevarse su colección de negativos, fruto de muchos años de trabajo. Cuando trató de recuperarla, descubrió que la mayor parte se había perdido o había sido destruida; sólo pudo recuperar un pequeño porcentaje del total. Los negativos rescatados están ahora en los archivos del Centro Mayibuye.
"Eli Weinberg with his Portrait of Chief'