Deseas incluirte en este sitio envia a: webmaster@angelromero.es

Usted está aquí: Inicio > IV Bienal > WILLIAM KLEIN

WILLIAM KLEIN
NEW YORK 1954-55
En 1954 William Klein regresa a Nueva York después de ocho años de ausencia. En su ciudad natal experimenta una extraña sensación: el paisaje le resulta familiar y a la vez inhóspito. Descubre que dentro de sí mismo habita un extranjero: un hombre que ha estudiado arte, casado con una mujer francesa, con un esquema de referencias y costumbres que no encaja con lo que ve a su alrededor. La ciudad también se ha transformado. Klein evoca imágenes y sonidos que en otro tiempo fueron cotidianos, y descubre que han desaparecido. En su lugar surgen imágenes de aglomeraciones humanas, basura y violencia normalizada, premonitorias del destino de la ciudad treinta años después.
Klein sabia que la consciencia de ese desajuste se desvanecería tarde o temprano. Salió a la calle y se puso a sacar fotos sin parar. Pretendía dar forma a un diario gráfico que relatase el reencuentro con su ciudad. Así nació uno de los libros más importantes de la historia de la fotografía: New York. Su aparición provocó una auténtica revolución en el mundo de la imagen, por su amalgama de poesía, humor negro y crítica social. Klein situó su estilo radical y violento más cerca de las libertades del arte contemporáneo que de los estereotipos fotográficos. Experimentó con todos los medios a su alcance: imagen borrosa, grano, contraste, encuadres sesgados. Atravesaba las aceras abarrotadas de gente disparando al azar. Al día siguiente examinaba lo que había hecho, acompañado por la suerte y el instinto. Otras veces se plantaba ante un grupo de personas y se ponía a fotografiarlas ostentosamente. Frente a la objetividad, que era uno de los dogmas fotográficos del momento, Klein decidió hacerse ver, intervenir y poner en evidencia la actitud de la gente ante la cámara.
New York se situó en las antípodas del modelo de publicaciones de fotografía habitual en los años cincuenta. Klein concibió la maqueta como si tratase de un tabloide, más bien desordenado, cargado en sus tintas, con un diseño brutal y grandes titulares. Incluyó en ellas veinte páginas dobles con veinte imágenes apiñadas a la manera de una tira cómica, páginas contiguas que chocaban entre sí, parodias de catálogos y estallidos dadaístas. Al presentar al hombre en su universo tipográfico, entre carteles y anuncios luminosos, se anticipó al pop-art. Originalmente New York debía llevar por título Life is Good and ¡s Good For You ¡n New York (La vida es buena y es buena para ti en Nueva York).
Un titular de periódico barato para designar, irónicamente, un lugar sucio, corrupto e incómodo. Los editores norteamericanos rechazaron el libro. New York se publicó en París, en 1956, y contó con coediciones en inglés e italiano. Galardonado con el prestigioso premio Nadar en 1957, pronto se convirtió en uno de los puntos de referencia de la fotografía contemporánea.
Nacido en Nueva York en 1928, William Klein pasó su infancia en Manhattan. Cumplió el servicio militar en el ejército norteamericano destacado en Europa por espacio de dos años (uno de ellos en la Sorbona, invitado por el gobierno francés), tras los cuales se instaló en París y trabajó junto a Fernand Leger. Después de seis años de investigaciones pictóricas en París y Milán inició su carrera como fotógrafo con New York al que seguirían Roma (1958), Moscú y Tokio (1964). Como director de cine debutó en 1958 con un film pop, "Brodway by light". En su filmo-grafía figuran documentales políticos, películas acerca de los mitos ideológicos de nuestro tiempo, y centenares de films publicitarios. En los años ochenta Klein vuelve a la fotografía con una serie de nuevos libros entre los que figuran "Cióse Up" (1989) y "Mode & out" (1994).
La reciente reedición de New York, con un nuevo formato y un buen numero de fotografías inéditas, ha sido objeto de exposiciones en todo el mundo.
Con la colaboración de: Fundación La Caixa