Deseas incluirte en este sitio envia a: webmaster@angelromero.es

Usted está aquí: Inicio > III Bienal

Transfiguraciones

Transfiguraciones
Esas pequeñas muertes del tiempo -ars morendi-, que son para nosotros las fotografías, se hallan aquí investidas de homenajes y mensajes de artistas. Más que una transformación formal, la modificación realizada en y sobre la imagen pone en tela de juicio la especificidad del medio fotográfico. Se tratará pues, hablando con propiedad, de transfiguraciones, de relación ambigua de la imagen con su referente y de un cuestionamiento de las ideas preconcebidas que se plantean sobre su génesis. Todo se decide fuera de las fronteras que delimitan el campo de la fotografía como una huella de lo visible. Entre ilusión, señuelo y disfraz, la imagen hace trampa, subvierte lo real y enreda la comprensión puramente representativa de su contenido. Se enriquece también de referencias voluntarias a su historia y a sus adquisiciones culturales. Múltiples trampas se despliegan ante nuestros ojos entumecidos, imponiendo el tiempo del sentimiento o el de la observación un tiempo que por sí mismo se estira y se prolonga por las manipulaciones sucesivas de la imagen-puesta en escena, transposición, interpretación, por la elección de la técnica casi languideciente de la estenopeica, de la polaroid retocada y transportada o de la goma bicromatada, sutil invitación al tacto.
Los fotógrafos reunidos aquí - Hervé Charles, Marina Cox, Christine Felten, Veronique Massinger, Jean Janssis, Fierre Radisic, Bérangére Zambaldi - no pertenecen a ningún movimiento, pero tienen en común esa voluntad de cuestionar la fotografía, sus normas y sus límites. ¿La imagen, producto de la luz y de la química fotográfica, traduce el objeto percibido, con todo el rigor y la distancia afectiva del automatismo mecánico? ¿Qué es la fotografía, sino un instrumento de la expresión humana y del intercambio? ¿Pero no sería también, algunas veces, un arte de la ilusión y del disfraz?
La historia de la fotografía muestra estas disonancias de puntos de vista, incesantemente dividida entre una actitud tendente a la objetividad y a la atestiguación y otra que opta por un trabajo de transposiciones y de huellas de la expresión individual.
Muestra cedida por el Comisariado General de Relaciones Internacionales de la Comunidad francesa de Bélgica y el "Musée de La Photographie", en Charleroi.

 

TRANSFIGURATIONS
Photographs, those líttle deaths in time - ars morendi - can be seen here having had artists' homages and messages conferred upon them. Rather than a formal trans-formation, the modiflcation carried out on and around the image casis doubt upon the specificlty of the photographic médium. Therefore, correctly speaking, it deals with transfiguration, the ambiguous relationship of the image with its reference and with the questioning of the preconceived ideas surroun-ding its beginnings. Everything is decided outside the boundaries that endose the field of photo-
graphy within an imprint of the visible. The image créales a trap bet-ween ¡Ilusión, decoy and disguise, it subverts what is real and confu-ses the purely representativa understanding of its contení. It is also enriched by voluntary referen-ces to its history and lo its cullural acquisitions. Endless traps unfold before our sleepy eyes, imposing a time for feeling and observation; a time that slrelches and prolongs itself through the successíve mani-pulation of Ihe image (staging, transposition, interprelalion), through the choice of that almost languorous technique which is pin-hole photography, through the tou-ched up polaroid or bichromaled rubber, inviting to the touch. The photographers who have been brought together here: Hervé Charles, Marina Cox, Christine Felten, Véronique Massinger, Jean Janssis, Fierre Radisic, Bérangére Zambaldi, do not belong to any particular movemenl, but one Ihing they have in common ¡s the deslre lo queslion Ihe rules and limits of photography.
Does Ihe image, which is a product of light and photographic che-mistry, transíate the perceived object, with all the rigour and affec-live dislance of mechanical auto-matism? What is photographay if not an ¡nstrument of human expression and exchange? But is it not also, occasionally, the art of ¡Ilusión and disguise? The history of photography reveáis the discord between these points of vlew, which are incessantly divided belween an altitude that tends towards objectivity and attestalion and another that opts for a work of transpositions and imprints on individual expression.
CALUM COLVIN

III Bienal

1995 SELECCIÓN