Deseas incluirte en este sitio envia a: webmaster@angelromero.es

Usted está aquí: Inicio > I Bienal > La fotografía > Margaret Cameron

Julia Margaret Cameron India, 1815-1878
Pionera de la fotografía, nació en Calcuta en 1815, Su técnica se basa en la iluminación natural y el trabajo sin retoques.
Le regala su primera cámara y a partir de ese momento se dedica con obsesión a la fotografía.
Educada en Francia e Inglaterra, hija de Sir James Pattle, se casa con Charles Hay Cameron, viven en Sri Lanka hasta 1848 pertenecientes a la sociedad bengalí , a los 21 años conocio a Sir.John. Herschel quien implantara los terminos "positivo/ negativo y fotografía" asi como descubriera las propiedades del tiosulfito como fijador. Siendo Sir. John Herschel el asesor tecnico fotografrafico de Cameron.
De sus tres hijos Henry abrió un estudio fotográfico en Londres
En Inglaterra se establecen en la Isla de Wight, dedicandose especialmente al retrato: la familia, los amigos, los sirvientes, son sus modelos preferidos, con especial pasión por los personajes de su época con los que se relaciona activamente: escritores, científicos, políticos.
En 1875 vuelve a Sri Lanka donde realiza algunas fotografías de paisajes del lugar, muriendo en 1878.
Era una mujer sumamente decidida y tenía buena posición y relaciones sociales y puso en la fotografía todo el entusiasmo y celo propios de quien acaba de abrazar una nueva religión. Hablaba de su trabajo con devoción.

 

Refiriéndose a los retratos que había hecho de personajes pertenecientes a la élite artística y literaria de Gran Bretaña, escribió lo siguiente: "Cuando tales hombres se hallan ante mi cámara, todo mi espíritu se entrega a registrar fielmente su grandeza interior y exterior. La fotografía realizada de esta manera es casi como una plegaria."
Aunque trataba la fotografía con reverencia, No había hombre ni mujer lo bastante famoso e importante para escapar de la cámara de la Sra. Cameron, que no cesaba hasta conseguir que accediesen a retratarse.

 

Julia Margaret Garrieron lo era solamente en el sentido de que no tenía interés alguno en vender sus fotografías. Una vez que hubo descubierto la fotografía hizo de ella la pasión de su vida. Hablando en líneas generales, sus obras pueden dividirse en dos categorías: retratos fieles, de extraordinaria calidad, en los que utilizaba la cámara para revelar la esencia del carécter de la persona, y la fotografía ilustrativa en que las personas que fotografiaba iban vestidas evocando grandes figuras de lo político o de la literatura. Las fotografías ilustrativas iban mucho más de acuerdo con el gusto Victoriano. Sus retratos han superado brillantemente la prueba del tiempo.
Sus fotografías pasaron mucho tiempo en el olvido hasta que fueron recuperadas por
Alfred Stieglitz.

Se nota en todas ellas una profunda influencia de la pintura prerafaelista, especialmente en sus obras religiosas, poétícas o mitológicas.